martes, 3 de septiembre de 2013

Irán y Hezbollah se unen para respaldar al régimen sirio

El jefe del grupo terrorista se reunió en Beirut con un enviado de Teherán. Amenazaron con la propagación del conflicto en la región.

El jefe de Hezbollah, jeque Hasan Nasralah, se entrevistó con Alaeddin Boroujerdi, que preside la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento de Irán, país aliado del grupo terrorista y del régimen sirio.
Boroujerdi llegó a Beirut acompañado de tres parlamentarios y procedente de Damasco, donde mantuvo un encuentro con el presidente sirio, Bashar Al Assad, a quien le expresó el apoyo de Teherán ante un eventual ataque extranjero.
El alto cargo iraní exigió que el Congreso estadounidense, que debe autorizar una intervención en Siria, se pronuncie en contra de esa acción haciendo caso de la "opinión pública (de ese país), que es hostil a cualquier agresión militar ya que recuerda las dos experiencias desastrosas de Irak y Afganistán".
Asimismo, consideró que un ataque extranjero "podría perjudicar los intereses norteamericanos y tener consecuencias sobre la estabilidad en la región".
Hezbollah tiene sus propias milicias, que han participado en distintos conflictos en Medio Oriente y el Golfo Pérsico. Actualmente, son conocidas sus operaciones militares en Siria, para auxiliar al Ejército de Bashar Al Assad en los ataques contra los rebeldes al régimen; así como su trabajo en el Líbano. De hecho, la participación de las tropas de élite de la organización terrorista en la guerra en Siria permitió al régimen de Damasco tomar, a principios de junio, la ciudad estratégica de Quseir, cerca de la frontera libanesa, que llevaba un año en poder de los rebeldes.
Irán también mantiene fuertes lazos con Siria, que es clave en Medio Oriente. Se trata, en su mayoría, de un país sunnita (75%), pero los Assad, en el gobierno desde principios de los 60, pertenecen a la secta alawí, una rama de los chiítas. Lo que forjó una relación con Teherán tras la revolución islámica de 1979.