viernes, 6 de septiembre de 2013

Aseguran que los gendarmes trasladados no tienen comida ni alojamiento

El exoficial Raúl Maza asegura que a cada agente le dan sólo un sandwich de milanesa por día y buscan su propio hospedaje. La versión de Berni.

En octubre de 2012, el tucumano Raúl Maza se convirtió en el inesperado líder de la protesta de Gendarmería, cuyos agentes reclamaban un aumento para sus salarios de menos de cuatro mil pesos.

El agente, de 33 años, fue pasado a disponibilidad y luego dado de baja. Tras una fuerte presión hacia los referentes de la manifestación, la protesta terminó días después. Pero los reclamos del gendarme tucumano continúan: ahora es el vocero de los casi cinco mil agentes que fueron trasladados al conurbano bonaerense para dar un shock de seguridad justo antes de las elecciones legislativas del 27 de octubre.

El Operativo Centinela, diseñado por el Gobierno nacional para mejorar el resultado del Frente Para la Victoria en las PASO, provocó el traslado de 4.800 gendarmes que, según Maza, duermen donde pueden, comen lo que consiguen y trabajan dobles turnos sin el equipamiento adecuado.
Los agentes fueron desplegados en puntos "calientes" del conurbano norte, oeste y sur, como La Matanza, José C. Paz, Berazategui, El Palomar, San Miguel, Moreno y Lomas de Zamora, el distrito que aún gobierna Martín Insaurralde.

"El traslado comenzó la semana pasada y a medida que han ido llegando los han ido distribuyendo en clubes, en polideportivos, en dependencias municipales, en el Edificio Centinela y en Campo de Mayo", afirmó Maza en diálogo telefónico con Perfil.com. Allí varios duermen amontonados en el piso, situación que difundió el propio exoficial en Facebook.
"Este es el alojamiento que les dan durante 10 días, después cada uno se tiene que conseguir su alquiler", denunció el exgendarme. Además, señaló las dificultades de conseguir hospedaje, ya que "los alquileres te los permiten por tres meses mínimo" y "si alquilás temporario es mucho más caros".
A los gendarmes "les dieron un sandwich de milanesa y un vaso de agua, ni a los que van a los actos les dan eso, después del mediodía se tienen que arreglar ellos", acusó Maza.
El tucumano agregó que los agentes "están sin chalecos antibalas" y trabajan dos turnos de ocho horas cada uno. "Los están haciendo hacer doble turno, hay gente que está hace rato y no le pagaron los viáticos, que es lo que usan para ayudar a sus familias", dijo a este portal.
"Las órdenes que tienen es estar más que actuar, es hacer presencia. Más allá de que hay una preocupación por la seguridad, hay una preocupación por las elecciones, porque sólo los envían por 45 días", completó Maza.
En un encendido post de su página de Facebook, Maza criticó que se traslade a los gendarmes destinados a proteger las fronteras de las provincias del norte y del litoral argentino. Así, se "libera la frontera para que el Crimen Organizado nacional y transnacional haga lo que quiera, narcotráfico, terrorismo, trata de personas, etcétera", consideró.
En su lugar, el ministro de Defensa Agustín Rossi "salió a enviar a las Fuerzas Armadas, que no tienen poder de policía". "Es como mandar a Doña Rosa a la frontera, si ven algo raro tienen que llamar a la policía, porque no pueden hacer nada", ilustró en diálogo con Perfil.com.
Maza dijo que no cree los gendarmes organicen otra protesta como la de octubre pasado, aunque si anticipó que habrá una "reacción contra parte de la superioridad de Gendarmería, que son los que aceptan bajarse los pantalones ante el gobierno y traen a la gente en estas condiciones". Ellos, argumentó, "son cómplices de esto".
También apuntó contra el gobernador bonaerense Daniel Scioli, su ministro de Justicia Ricardo Casal y el secretario de seguridad nacional Sergio Berni: "Scioli, Berni y Casal son cómplices de la violación de los derechos de los trabajadores", denunció.

El exgendarme anticipó que están "trabajando para formar el gremio" de la fuerza. "En ninguna parte de la Constitución nacional y de los tratados internacionales dice que no se puede", sostuvo, y argumentó que se permite "el derecho a la agremiación de todos los trabajadores".
"Tenemos el apoyo de la CGT y la CTA", dijo Maza en referencia a los gremios opositores conducidos por Hugo Moyano y Pablo Micheli. Pero también aseguró que habló con sus contrapartes oficialistas y "no ven con disgusto esto".
Otra versión. Por su parte, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, negó hoy que los gendarmes sean alojados en condiciones precarias.
No obstante, reconoció que muchos optan por "lugares municipales" y otros sitios que se les facilita para hospedarse de manera gratuita, y ahorran así la plata recibida.
"A los gendarmes se les da 430 pesos por día y pueden ir a un hotel, pero también pueden optar por ir a la casa de amigos, a la de familiares o a lugares municipales y cobrar ese dinero", sostuvo.