martes, 6 de agosto de 2013

Negocios K en la Municipalidad de Río Gallegos: “no son irregularidades, es una mala interpretación…”

Periódicamente publicamos las irregularidades que se observan dentro de la municipalidad de Río Gallegos, un lugar que se ha transformado en generador de negocios personales, tercerizaciones, licitaciones sospechosas y manejo reservado de la obra pública

En esta oportunidad, vamos a detallar las últimas maniobras detectadas en los distintos sectores donde se maneja presupuesto y se arman compras y licitaciones.
En algún momento en que publicamos maniobras irregulares en el área de Obras Pública de la municipalidad de Río Gallegos, un funcionario del Intendente Raúl Cantín nos dijo “no son irregularidades, es una mala interpretación que hacen ustedes de todo lo que saben y se enteran, que solo es una parte”. Con esto, nuestro interlocutor pretendía decirnos que hablábamos solo viendo una parte del paisaje y que la foto completa era absolutamente distinta. Lo que no pudo explicarnos es, si lo que veíamos de la foto era totalmente irregular y sospechoso de corrupción administrativa, cómo se podía revertir esa tendencia en el resto de la foto.
A pesar de todo, seguimos “interpretando” la realidad municipal y logramos anudar algunos negocios internos que se llevan adelante en la comuna local, lo cual fue expuesto este sábado en el programa “Sintonía fina”, que coproducen y conducen OPI Santa Cruz y Radio News, por Fm News de nuestra ciudad, en el 104.3.
Una pinturita
De acuerdo a la información en poder de OPI y News, el tandem interno de la Municipalidad de Río Gallegos formado por Fabián Nicolai, Secretario privado del Intendente Raúl Cantín, Luis Roberto Toledo, Secretario de Obras Públicas, Sergio Menéndez, Secretario de Hacienda y Juan Carlos Gironi Jefe del corralón municipal, digitan dentro de la comuna una serie de negocios que podrían llevar a la actual administración de Raúl Cantín, a tener serios problemas en el futuro, aunque no son pocos dentro del edificio de la ex UNPA que apuestan al total conocimiento del jefe comunal y el aval que tienen los operadores, para realizar maniobras reñidas con la transparencia.
Lo último que hemos podido constatar es que en la Municipalidad de Río Gallegos se está armando una licitación para comprar pintura por alrededor de 800 mil pesos, con el objeto público de “pintar plazas”, pero que en realidad van a tener como destino la remodelación de las Unidades Básicas del propio Cantín, antes de las elecciones. Si bien la licitación aún no salió, tal como lo refieren las fuentes, Fabián “el indio” Nicolai, Secretario privado del Intendente, fue visto retirando la pintura del comercio “Tapa Pintura” en Zapiola y Velez Sarfield de Río Gallegos.
Traje a medida
Cantín tiene tan dividida la municipalidad (políticamente) que no puede parar el drenaje de información que proviene de los distintos sectores, donde sus operadores llevan adelante, con mucho descuido, acciones de poca transparencia institucional. Como dijimos, el plan de licitaciones es de manejo exclusivo del Ejecutivo quien lo hace a través del Secretario Nicolai. En este punto, si bien no trascendió oficialmente, hace poco encararon la compra de ropa e indumentaria para el personal, por una cifra millonaria cercana a los $ 2.500.000,00 y para cuya operación (algunos dicen sobrevaluada) el Secretario de Gobierno Luis Toledo había arreglado la provisión con Distribuidora Río, sin embargo, al aparecer un nuevo oferente para la compra del pliego, la licitación fue anulada, dando de baja la misma y redactada, en su lugar, un fraccionamiento de 5 compras por unos 500 mil pesos cada una, monto que el Intendente está autorizado a invertir sin licitación previa. La sospecha es que dichas compras podrían caer sobre la primera empresa adjudicataria de la licitación inicial que fue desactivada.
Le falta un tornillo
Algunos empleados del corralón municipal de Río Gallegos, le confiaron a OPI y News, que el Jefe del área, Juan Carlos Gironi se encuentra abocado (casi con exclusividad) a comprar repuestos para las máquinas “las máquinas siguen rotas, los repuestos no los vemos, pero como sabemos que están en proceso de compra, esperamos a poner en marcha todo lo que por falta de mantenimiento, hoy no funciona”, dijo un viejo empleado municipal, quien nos mostró dos fotocopias de facturas que él dijo “yo nunca vi estos repuestos acá; jamás”. Las fuentes indicaron que Gironi se encuentra más ocupado en hacer compras para el taller que en limpiar la ciudad. También aportaron sus sospechas sobre la transparencias de esas compras, toda vez que, indicaron, se adquieren en un comercio de Comodoro Rivadavia a valores mayores que los de Río Gallegos.
Gol de media cancha
El ingreso de personal a la municipalidad, desde que se inició la actual administración de Raúl Cantín, no cesa. Los números de ingreso demuestran claramente que en el año y medio de gestión, está en los mismos guarismos que los de sus pares Héctor Aburto y Juan Carlos Villafañe. Recientemente, una de las fuentes consultadas, señaló que más de 100 personas, solamente, ingresaron al corralón municipal en este perioodo y todas cobran horas extras. Una fuente sindical precisó “hay muchos que no conocemos, nunca los vimos”, dejando entrever que se trataría de “ñoquis” que cobran en la plantilla del municipio, pero no trabajan.
Un dato revelador, es que por gestión del Secretario Privado del Intendente, Fabián Nicolai, ingresaron como personal municipal (aunque no revistan en su trabajo) 9 personas que pertenecen al equipo de futbol de Los Petroleros. Ninguna de ellas cumple horario ni tiene funciones específicas, según pudimos averiguar en la comuna. El Equipo deportivo, es propiedad del hermano de Nicolai, el funcionario municipal que permitió a esta gente utilizar el municipio para asegurarse un sueldo todos los meses.
Volviendo a la observación que nos hiciera un funcionario hace un tiempo atrás, no estamos seguros de que esto se trate de una irregularidad, pero estamos absolutamente convencidos de que si esta es parte de la foto, el resto, podría mostrarnos cosas aún más graves. (Agencia OPI Santa Cruz)