domingo, 4 de agosto de 2013

La prensa británica asegura que la Argentina busca “militarizar” Malvinas

El tabloide Sunday People indicó que Cristina Fernández está tramitando la compra de 20 aviones de guerra y que debido a eso el gobierno británico entró en alerta.

La prensa británica publicó hoy un artículo en el que asegura que la Argentina está intentando “militarizar” el Atlántico Sur, debido a la compra de 20 aviones Mirage a España, y que por ese motivo el gobierno británico entró en alerta y podría reforzar la custodia de las Malvinas.
El periódico Sunday People publicó que la presidenta Cristina Kirchner aceptó comprarle a España unos 20 aviones jets Mirages F1 de segunda mano en unos u$s 222 millones, aproximadamente.
Según el diario, la Argentina puso en marcha una nueva ronda de tensión contra Gran Bretaña por la compra de un escuadrón de aviones de combate para militarizar el Atlántico Sur, en un radio cercano a las Islas Malvinas.
Describió el periódico que los aviones que comprará la Presienta llevan “un temible conjunto de armas, incluyendo bombas inteligentes”.
La decisión de Argentina podría obligar al ministerio de Defensa de Gran Bretaña a reforzar la presencia militar en el Atlántico Sur, a pesar de que su presupuesto debe ser reducido en unos u$s 1.338 millones hasta 2015.
Según publicó el Sunday People, altos oficiales creen Argentina ahora podría empezar una campaña de ‘patrullas‘ en un radio muy cercano a las Malvinas.
“Se cree que Kirchner está tratando de aumentar la capacidad militar de su país en una demostración de fuerza antes de las elecciones que se deben en 2015”, evaluó el centenario tabloide británico de tirada semanal.
“Si los argentinos comienzan a jugar y escala la tensión, vamos a ver más aviones británicos desplegados en las Flaklands (Malvinas)”, señaló un alto militar citado por el diario.
Si bien evalúa una escalada de tensión, el Gobierno de Gran Bretaña estaría especulando con que pasarán entre seis y ocho meses hasta que España envíe los aviones hasta la Argentina y la Casa Rosada los ponga a funcionar, tras el entrenamiento de sus pilotos.