domingo, 25 de agosto de 2013

Gil Carbó mantiene al “sobrino” de Zannini que no imputó a Lázaro

Aunque se trató de un nombramiento irregular que investiga la Justicia, la procuradora general ratificó a Carlos Gonella al frente de la Proselac, la fiscalía antilavado que omitió imputar a Báez en el inicio del caso de la “ruta del dinero K”. De fuertes lazos con el secretario legal y Técnico, Gonella iba a ocupar la fiscalía federal de Formosa, pero finalmente no lo hará.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Carlos Gonella, el fiscal antilavado que omitió imputar a Lázaro Báez cuando se destapó el caso de la denominada “ruta del dinero K”, seguirá al frente de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) tras una resolución de la procuradora general, Alejandra Gils Carbó.
Gonella había sido designado como fiscal federal en Formosa, no obstante había manifestado su intensión de continuar al frente de la Proselac. En su dictámen, reproducido por el sitio Infobae.com, Gils Carbó consideró la “conveniencia de salvaguardar el funcionamiento” de la unidad “y mantener a Gonella como titular a cargo”.
La designación de Gonella desencadenó un episodio judicial en sí mismo. Gils Carbó fue denunciada por el senador Mario Cimadevilla por haber nombrado al abogado de manera irregular, al igual que a otros fiscales.
De hecho, la Corte Suprema de Justicia emitió un fallo que respalda la denuncia del legislador radical (ver nota relacionada). Ante la presentación de un privado, el máximo tribunal dio por nula la designación de un fiscal por parte de la procuradora general al no compadecerse “con el régimen general previsto” ni con “la normativa reglamentaria”.
El fallo siente precedente a la hora de evaluar la situación procesal de Gils Carbó por la designación de Gonella y otros fiscales de forma irregular. La procuradora está imputada por los delitos de “abuso de autoridad” y “violación de deberes de funcionario público”.
En tanto, Gonella tiene sus propios asuntos en tribunales a raíz de la omisión en la imputación de Lázaro Báez en el inicio de la causa destapada a raíz de una informe del programa ‘Periodismo Para Todos’ de Jorge Lanata.
En su dictamen de la Procelac, Gonella había imputado a los “arrepentidos” Jorge Leonardo Fariña y a Federico Elaskar, pero no a Báez, quien aparecía en el inicio de la cadena que apuntaba a maniobras de lavado de dinero por al menos 60 millones de euros.
No obstante, la Procelac argumentó su dictamen con una investigación anterior basada en Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) del financista y del esposo de Karina Jelinek. Báez iba a ser imputado finalmente, pero por el fiscal Guillermo Marijuán.
Ante la denuncia de omisión, el fiscal Federico Delgado solicitó al juez Julián Ercolini investigar a Gonella.
Gonella, de 36 años, hizo su carrera judicial en su Córdoba natal. Justo antes de pegar el salto a Nación se había desempeñado como fiscal general a cargo de las megacausas por violaciones a los derechos humanos cometidas en Córdoba durante la última dictadura.
Para desmerecerlo, Lanata dijo en su programa que el “único antecedente” de Gonella en materia de lavado de dinero fue en el caso de “un almacen”. En Córdoba reivindican a Gonella al asegurar que ese fue “el único caso de lavado que tuvo una condena”.
Gonella tendría más que aceitados lazos con el cristinismo. Puntualmente con el secretario Legal y Técnico de la Nación, el también cordobés Carlos Zannini, parte fundamental de la “mesa chica” del poder cristinista.
Además de ser oriundos de la misma ciudad, Villa Nueva, resulta que entre ellos habría casi un trato familiar. Un artículo de La Voz del Interior del 13/10 de 2009 aseguró que “Gonella es sobrino del secretario Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Zannini”.
Esa versión comenzó a circular en Twitter luego de que en PPT se mencionara a Gonella como el hombre que pidió no investigar a Lázaro Báez. En la red social también se hizo mención a que Gonella es un “protegido” del secretario Legal y Técnico y que tuvo un “brutal ascenso” en el Poder Judicial.
¿Es Carlos Gonella sobrino de Carlos Zannini? De acuerdo a una fuente consultada por Urgente24, no. Sin embargo, es como si lo fuera. Zannini mantuvo una amistad con el padre del fiscal, por entonces un estudiante de Psicología cuyo nombre no trascendió, a partir de compartir cautiverio en la cárcel durante la década del 70, cuando el ‘Chino’ militaba en la Vanguardia Comunista.
De acuerdo a la fuente consultada por este medio, Zannini conoce a Carlos Gonella desde pequeño y que éste solía referirse a él como “tío”. De allí las versiones sobre el parentezco.
Con su ascenso al ámbito nacional, Gonella dejó su cargo en la fiscalía general en Córdoba a Carlos Facundo Trotta, a quien también se vincula con el secretario Legal y Técnico.