jueves, 15 de agosto de 2013

Papel higiénico o tissue: El Gobierno analiza qué hacer con un millón de cedines

Hace más de 1 mes, antes de que salieran a la calle el CEDIN, en Urgente24 bromeábamos sobre la alternativa de vender los cedines a Venezuela que por entonces padecía un desabastecimiento de papel higiénico. 

La humorada apuntaba al análisis de especialistas económicos sobre la inviabilidad de pretender que certificados para el blanqueo circularan como una cuasimoneda. Pero la broma se está convirtiendo en realidad. La Casa de la Moneda imprimió 1 millón de los CEDIN y a mes y medio para el fin del blanqueo solo se usaron 700, el costo al erario fue de al menos $1 millón por la desmesurada emisión.
El 24/06 a una semana del lanzamiento oficial de los Certificados de Depósito para Inversión (Cedin), instrumento para el blanqueo de capitales y cuyo propósito es resucitar el comatoso mercado inmobiliario, en Urgente24 titulábamos “Proponen vender Cedines a Venezuela (ante la falta de papel higiénico)” , se trataba solo de una humorada a raíz del análisis de varios especialistas en materia económica que auguraban el fracaso de pretender que los cedines pudieran reemplazar a los dólares a modo de una cuasimoneda, ya que la expectativa era que aquellos que recibieran estos certificados verdes tras una operación inmobiliaria los cambiarían inmediatamente por los billetes verdes, con lo cual el Banco Central acumularía certificados sin destino más que la destrucción.
Pero la ficción de esa broma lamentablemente está superando a la realidad (lamentablemente por las inmobiliarias que esperaban contar con al menos esa herramienta para evitar una mayor caída en las ventas) porque ni siquiera se están usando los cedines previstos y que imprimió oportunamente –y de manera muy optimista- la Casa de la Moneda. Ayer (13/08) el gobierno difundió la magra cifra de cedines suscriptos a casi medio camino del fin del blanqueo (dura 90 días). En total fueron US$20.055.708 de los US$4.000 proyectados por Guillermo Moreno. De esos US$20 millones los presentados al cobro han llegado a US$5.644.000 producto de las operaciones inmobiliarias.
Al mismo tiempo del millón de cedines que imprimió la Casa de la Moneda apenas se usaron 700. Lo que equivale a decir que se usaron menos del 0,1% del total que le habría costado al erario casi $1 millón, entre $0,80 y $1 por cada uno.
Según da cuenta este miércoles 14/08 el diario El Cronista, en una entidad advirtieron: “Tenemos 20 chequeras de 50 Cedin cada una, pero están intactas, porque hasta ahora no usamos ni un certificado: ningún cliente se acercó a suscribir nada, aunque en el Banco Central nos ofrecen más chequeras, y nos invitan a pasar a buscarlas”.
Pasada la primera mitad del blanqueo la cifra exacta de cedines usados sería de 664.
En la interna del Gobierno los enemigos de Moreno ya se frotan las manos por el fracaso que se viene si no hay una estampida de blanqueadores en el último tramo del blanqueo como auguraba el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray.
El mercado secundario no aparece y los dólares que entran no se quedan en las arcas del BCRA, ya que sólo 105 Cedin fueron pagados por US$ 7millones. Por eso la apuesta para recuperar reservas se centra en los BAADE, que si prevén dejar los billetes en el Central, pero esos certificados no están siendo más exitosos que los CEDIN.
Según El Cronita, en el ambiente estiman que, hasta ahora, se habrían distribuido alrededor de 400.000 Cedin en las 4.400 sucursales que tienen los bancos en todo el país. La cuenta se produce porque calculan que los bancos oficiales y provinciales podrían tener 100 en cada filial, ya que al estar alejados de la ciudad de Buenos Aires no pueden correr riesgos de no tener. Por lo tanto, calculan que 2.200 bocas tendrían 100 cada una (lo que daría 220.000) y las otras 2.200 filiales tendrían 50 en cada una, lo que sumaría otros 110.000. A esto habría que sumarle 1.000 en promedio que tendría cada uno de los 65 bancos que hay en la Argentina en su casa matriz.
Las sospechas sobre la impresión desmesurada se apuntan a Katya Daura, titular de la Casa de la Moneda encargada de confeccionar los cedines y mujer que responde a Amado Boudou, sobre quien pesa otro escándalo por la impresión de billetesM la causa por la ex Ciccone.
Según el matutino, la excesiva impresión de cedines fue a modo de “refuerzo”. En su optimismo, el gobierno no quería correr el riesgo de que una operación pudiera no hacerse a causa de falta de físico, lo cual era un primer temor, por lo tanto quería que todos tuviéramos un stock suficiente.
Por otra parte, había que asegurar la distribución, para poder solventar los canjes de operaciones. Alguien que tenía 100.000 Cedin podía venir a pedir 100 certificados de 1.000, de modo de meterlos en el mercado secundario, aunque hasta ahora no sucedió”, explica un banquero.
“Estimo que habrán impreso tantos porque las expectativas eran otras: ni el más escéptico esperaba esta adhesión. El mercado secundario iba a generar canjes y reemplazos, pero nada de eso ocurrió”, revelan.
Hay otro problema; el blanqueo termina a fin de septiembre, sería una pésima noticia el fracaso de los cedines a poco de las elecciones legislativas del 27 de octubre. Moreno ya extendió hasta esa fecha el control que ejerce a través de sus ‘cueveros’ amigos sobre el precio del dólar 'libre', ¿podría ocurrir lo mismo con el blanqueo?