viernes, 2 de agosto de 2013

Murió Renzo, tras una larga lucha

El nene de dos años había sido trasplantado del corazón en junio. 

La noticia que nadie quería escuchar, llegó: Renzo, el nene de dos años que fue trasplantado del corazón falleció en el Hospital Garrahan. Desde el fin de semana, tras un nuevo paro cardíaco, estaba en estado crítico y sus familiares pedían rezar por él a la espera de un milagro.
Renzo Antonelli nació con una miocardiopatía congénita y luego de haber estado conectado varios meses a un corazón artificial fue trasplantado el 2 de junio en el Garrahan.
Su evolución tuvo altibajos y en un momento se especuló con una nueva intervención. El último fin de semana una recaída dejó al nene en estado muy delicado y esta mañana su abuela confirmó a los medios la mala noticia.
Renzo estaba internado en terapia intensiva, sedado y siempre con la compañía de sus padres Haroldo y Belén. Jorge Ramos, su abuelo, había advertido que la situación de salud se había tornado muy crítica y los médicos estaban "analizando qué fue lo que originó los paros cardíacos".
Una larga lucha
El trasplante de Renzo llegó tras ocho meses de espera. Viajó desde Corrientes, su provincia natal. Pero su recuperación no fue fácil: tras la operación, que duró 14 horas, el nene volvió a la lista de espera del Incucai porque su órgano no respondía.
Una semana más tarde, comenzó a responder aunque los médicos advertían que el tratamiento seguiría siendo delicado y extenso.
A Renzo le diagnosticaron poco antes de su nacimiento una miocardiopatía, una afección que genera que el músculo cardíaco no tenga fuerza para bombear sangre y oxigenar el cuerpo.
La primera parte de la pelea por su enfermedad la dio en el Instituto de Cardiología de Corrientes hasta que luego se trasladó junto con su familia a Buenos Aires para continuar en el Garrahan de Capital.