jueves, 8 de agosto de 2013

Le reclaman 350 mil dólares a un socio del vicepresidente Boudou

Declaró un publicista vinculado a una sociedad investigada en la causa por enriquecimiento ilícito del Vicepresidente. Aseguró que tiene una disputa societaria, pero no sabe nada de irregularidades


Luis Hilario Scolari, el publicista que teóricamente podía comprometer a Amado Boudou en su declaración en Tribunales hizo exactamente lo contario.
Es marplatense, amigo de Boudou desde la infancia y, por supuesto, también de José María Núñez Carmona, el socio y hacedor de negocios del vicepresidente.
Scolari tiene aún el 20 por ciento de las acciones de unas de las empresas del entorno de sociedades que rodea al vice. El otro 80 por ciento de WSM, una sociedad que recibió pauta oficial de la Jefatura de Gabinete de la Nación, corresponde a Núñez Carmona.
Fue citado a declarar por el juez Ariel Lijo, quien investiga a Boudou tanto por el Caso Ciccone cuanto por su enriquecimiento ilícito.
La empresa WSM es una de las varias sociedades que la Justicia tiene bajo investigación porque se sospecha que Núñez Carmona y otras personas, pueden ser testaferros del vicepresidente.
Ante las peguntas de Lijo, Scolari admitió no tener problemas con Boudou, conocer a sus padres y sus hermanos y sólo señaló que tiene una discusión por dinero con Núñez Carmona.
Scolari quiere 350.000 dólares por su porcentaje de WSM . Aseguró que desde 2007 no tiene relación con la empresa y que, como se enteró por los diarios que WSM tenía actividad comercial, reclamó lo que cree que le corresponde.  Leyó en los diarios que WSM recibió varios millones en pauta oficial y por eso pide lo que cree que puede valer su parte de la sociedad.
Contestó muchas preguntas con la fórmula “desconozco”, lo que revela que desde hace seis años no tiene relación con WSM, la misma cantidad de años que, dice, no ve a Boudou. Respondió que no conoce  al abogado ni sabe de la relación entre Boudou y Alejandro Vandenbroele, a quien se lo investiga como  testaferro del vice y quien desembarcó al frente de la imprenta Ciccone Calcográfica.
En la declaración de Scolari a la que accedió Infobae de fuentes de la investigación se lee que a instancias de Diego Pirota, uno de los abogados de Boudou,  el testigo aseguró no tener ningún documento que comprometa al Vicepresidente, y que no sabe que haya cometido algún delito. Lo mismo dijo para el resto de los investigados en el caso.
Scolari les extendió un certificado de buena conducta a sus viejos amigos de Mar del Plata y señaló que sigue en conversaciones para conseguir que le compren su porcentaje de las acciones. Porque no quiere dedicarse más a la publicidad: quiere ser martillero y corredor  público, por eso está estudiando para recibirse en diciembre.