lunes, 5 de agosto de 2013

La estrategia del juez Rafecas para enfrentar las denuncias por investigar el Boudougate

Allanó una casa del vice en el caso Ciccone. Ahora él fue citado por unos WhatsApp.

La Comisión de Acusación y Disciplina del Consejo de la Magistratura citó para el martes 10 de septiembre al juez federal Daniel Rafecas para que dé explicaciones por su presunto "mal desempeño" en la causa por la exCiccone, según lo denunció el representante de la Casa Rosada en el órgano judicial, Hernán Ordiales.
De todos modos, fuentes judiciales confirmaron a Perfil.com que el magistrado federal presentaría un descargo por escrito y no iría en persona al órgano judicial que nombra y destituye a los jueces. Rafecas evitaría así mayor exposición mediática.
El juez federal fue apartado de la causa por la Cámara Federal luego que allanara el departamento que Amado Boudou posee en Puerto Madero y en el que se sospechaba que residía Alejandro Vanderbroele, sindicado como presunto testaferro del vice en la imprenta. Ese allanamiento fue validado por la Cámara Federal ante el pedido de anulación de los abogados del Vicepresidente.
Sin embargo, Ordiales -exasesor del diputado filo K Carlos Kunkel- lo denunció por haber intercambiado opiniones por menesajes en WhatsApp con Danilo Danuzzo Iturraspe, abogado defensor del socio y mejor amigo del vicepresidenre, José María Núñez Carmona. Luego, el propio Rafecas reconoció esos mensajes, pero aseguró que Danuzzo le confió que no tenía vinculación con el caso.
"El juez considera que, al ser apartado, ya fue sancionado y que es descabellado que se le abra un jury en el que pueda ser destituido. Lo que busca el Gobierno es una revancha", precisaron fuentes de Comodoro Py a Perfil.com.
A favor y en contra. A todo esto, el consejero y senador (UCR) Mario Cimadevilla, aseguró a Perfil.com que "Rafecas tiene que dar explicaciones, porque olvidándonos de que Boudou estaba involucrado, lo que hizo Rafecas fue gravísimo. Un juez no puede sugerir en pleno proceso a una de las partes y hablar en primera persona. Hasta parece que era juez y parte".
Cimadevilla, quien se negó en su momento a desestimar 'in limine' -sin fundamento- la denuncia del representante de la Casa Rosada, agregó a este portal: "No podemos caer en la lógica kirchnerista de que a los jueces amigos los apoyamos y a los enemigos, por más que sean probos, los atacamos. Rafecas no tuvo los recaudos que un juez debe tener en un caso que involucra al Vicepresidente de la Nación".
Por su lado, el consejero Alejandro Fargosi -hoy solicitó un juicio político a Oyarbide por Sueños Compartidos- afirmó a este medio que "quien tiene que dar explicaciones ante la Justicia por Ciccone es Amado Boudou, no el juez Rafecas".
El representante de los abogados porteños también consideró que "no ya destituirlo, sino el mero sometimiento del Dr. Rafecas a un jury sería una nueva demostración de que algunos buscan amedrentar a los jueces independientes que se atrevan a investigar la corrupción en la Argentina, y precisamente por eso jueces como Rafecas deben ser protegidos por quienes creemos que la ley debe aplicarse a todos, y por supuesto a quienes más poder tienen".