miércoles, 7 de agosto de 2013

Entre abucheos y aplausos, Cristina Kirchner visitó el lugar de la tragedia




La jefa de Estado recorrió la zona de la explosión, donde fue silbada e incluso le arrojaron un botellazo. Luego, en el sanatario Parque fue aplaudida por los vecinos. Más temprano había decretado dos días de duelo nacional


La Presidente de la Nación viajó a Rosario de manera sorpresiva y convivió con los abucheos de los que entendieron que fue a hacer política y con los aplausos de los que vieron la visita como un gesto de humanidad.
La jefa de Estado arribó a la ciudad santafesina minutos antes de las 14 y se dirigió directamente al lugar de la tragedia: ingresó por la calle Salta y recorrió la zona donde estaba el edificio que estalló.
Allí vivió un momento incómodo: varias personas que estaban en el lugar la insultaron, la abuchearon y alguien que aún no fue identificado le arrojó un botellazo.
Tras la recorrida y el momento de tensión, la Presidente abandonó el lugar y los vecinos se quedaron discutiendo: muchos se quejaron del maltrato que recibió la mandataria y otros justificaron la reacción, porque entendieron que la visita sólo tuvo una "motivación política".
Parte del acalorado debate fue registrado por el Canal 3 de Rosario. "Estoy agradecida de que por lo menos venga acá  y dé la cara. Estoy indignada con la gente que vino a gritarle chicanas políticas", se quejó una mujer. Esto provocó la reacción de un hombre mayor que justificó los abucheos porque había ido a "lucrar políticamente con las víctimas".
Luego de ver lo que quedó del edificio, la Presidente se dirigió al Sanatorio Parque, donde visitó a las personas que resultaron lesionadas por la explosión del edificio.
Allí saludó uno por uno a los heridos y e incluso se sentó en el lecho de cada uno de ellos para interiorizarse sobre las historias personales; tras ello saludó a todo el personal médico de la clínica y emprendió la retirada.
A esa altura de la tarde la gente ya estaba al tanto de la recorrida de la jefa de Estado, por lo que y cientos de personas se agolparon a las puertas del mencionado nosocomio; al salir, la mandataria fue aplaudida por muchas personas que querían verla y agradecerle la visita.
A las 15 la caravana de Cristina Kirchner pasó por el Centro de Especialidades Médicas de Rosario (Cemar), el lugar donde se instaló el comité de crisis que concentra toda la información relacionada con la tragedia.
Minutos después la jefa de Estado se dirigió a la sede de la gobernación, donde estuvo reunida con Antonio Bonfatti y la intendente de Rosario, Mónica Fein.
En el encuentro, las autoridades acordaron que a través del Banco Municipal se otorgarán créditos a tasa subsidiada para la restitución de mobiliario, pertenencias y enseres personales.
A la salida del palacio gubernamental se propdujo un nuevo incidente: cuando Cristina Kirchner se retiraba del lugar, tres jóvenes asomaron desde el balcón de un edificio ubicado en la calle Dorrego e insultaron a la Presidente en reiteradas ocasiones.
Esto generó la reacción de cientos de personas que habían ido hasta las puertas de la gobernación para saludar a la mandataria: devolvieron los insultos al grupo de chicos que desafiaban desde el balcón y se generó un intercambio que provocó otro momento de mucha tensión.