miércoles, 14 de agosto de 2013

Con un discurso talibán, Cristina le declaró la guerra abierta a Massa

Con un durísimo speech, de arenga a la tropa, la Presidente reapareció tras la derrota del domingo y apuntó sin matices contra el intendente de Tigre, quien resultó vencedor. 

"Vienen a proponernos la Argentina que se nos cayó en el 2001", aseguró. "No son el futuro" remarcó, en alusión al discurso massista. Y llamó a "profundizar las políticas" de Gobierno al mismo tiempo en que subestimó al electorado adverso: "La gente no se da cuenta, y cuando se da cuenta es tarde".
La presidente Cristina Fernández no perdió el tiempo. Ni bien tomó la palabra en el acto que se llevó a cabo en Tecnópolis este martes asumió un discurso fuertísimo de campaña que fue directamente contra Sergio Massa y, como siempre contra los medios de comunicación. 
 
No dejó lugar a dudas: va por una radicalización de su discurso, de "profundización del modelo", que polariza abiertamente con el intendente de Tigre. Esta declaración de 'guerra' llegó tras varios días de silencio de la Presidente, tras la derrota del domingo. 
 
La mandataria no llamó por su nombre al líder del Frente Renovador que venció al Frente para la Victoria en la provincia de Buenos Aires, pero aludió a él por sus recurrentes invocaciones "al futuro". En ese momento, los militantes recitaban un cantito que decía que "Massa es empleado de Magnetto y de Clarín".
 
"El futuro está acá. Algunos nos hablan de futuro, si esto no es el futuro, el futuro dónde está", dijo la Presidente desde el atril y aseguró que "tenemos atrás 10 años que sirven para el futuro de la Argentina"
 
"No son el futuro, son el pasado", enfatizó. Fue más clara  sobre a quién se refería cuando apuntó a Martín Redrado, expresidente del BCRA que hoy es asesor del intendente de Tigre. "Lo tuve que sacar con la Justicia porque no se quería ir", recordó.
 
La Presidente insistió en que el candidato del Frente Renovador, siempre sin nombrarlo, forma parte de los actores "vienen a proponernos la Argentina que se nos cayó en el 2001 y que Nestor tuvo que venir a levantarla". 
 
Como parte de ese discurso tremendista, la mandataria acusó que detrás del candidato hay planes de "endeudamiento, devaluación y ajuste". 
 
Cristina insistió en que la oposición "son el pasado y al país no le sirvió" y que "los que quieren ir por todo y por todos son ellos"
 
Volvió a insistir en que "si cambian las políticas ecómicas, dejan de estar" la mejoras obtenidas durante el período kirchnerista.
 
La Presidente llamó a "profundizar estas políticas" y a tener "fuerza y templanza" habló de discutir con los protagonistas de la economía, como la UIA, los bancos y los sindicatos. "Quiero discutir con los titulares, no con los suplentes". 
 
Antes había dicho que "los intereses que van contra este proyecto, no tienen nombres en las listas, sino gerentes" en las mismas. 
 
Como siempre, la Presidente atacó a los medios por la cobertura de las elecciones. Dijo que "distorsionan y mienten". y tomó como ejemplo la victoria del FpV en la Antártida y en la comunidad Qom La Primavera en Formosa. 
 
Y también hizo una subestimación del electorado que no la acompañó. "Por mas titulares y tapas que quieran confundir, y por ahi confunden, si no no pasarian las cosas que pasan", dijo. Antes ya había mencionado que los medios "mal orientan y distorsionan" y que "la gente no tiene la culpa, se dan cuenta más tarde y ya es tarde, perdieron el laburo, le bajaron el sueldo, es tarde". 
 
"Vamos a llegar al 27 de octubre, porque estamos convencidos que a este país no lo defiende nadie", dijo la Presidente en el final de su discurso y ante una militancia eufórica.