martes, 13 de agosto de 2013

Chevron advirtió que están en peligro sus inversiones en Argentina

Lo hizo mediante una solicitada en la que acusa de "fraude" a los ambientalistas por el juicio que se le sigue en Ecuador.

Su polémica forma de extracción fue prohibida en varios países, pero el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner insiste en apostar a los combustibles no convencionales. Y en forma adyacente, Chevron insiste en desligarse de las acusaciones por desastre ambiental en Ecuador. La petrolera multinacional sumó hoy una gran solicitada en los principales diarios argentinos con duras acusaciones contra los demandantes.

La defensa de la firma heredera de la Standard Oil -vieja conocida por los gobiernos argentinos a lo largo de la historia-, consignó: "Chevron ratifica que denuncias de contaminacion son falsas".

Y explicaron en defensa de sus negocios con el Estado argentino: "Un grupo de abogados estadounidenses y ecuatorianos financiados por fondos buitre británicos, obtuvo en 2011 una sentencia en Ecuador contra Chevron Corporation en un proceso plagado de fraude, corrupción, extorsión y uso de pruebas falsas contra la compañía. Esa ilegitima sentencia ecuatoriana amenaza con extender sus efectos a la Argentina, impactando a empresas subsidiarias de Chevron Corporation que nada tienen que ver con el fraude judicial ecuatoriano".

En la solicitada critican todos los argumentos expresados por organizaciones ambientales, medios de comunicaciones y abogados ecologistas: niegan la veracidad de las imágenes emitidas por programas como Periodismo para Todos, niegan haber operado como "Chevron" en Ecuador, acusan a la estatal petrolera ecuatoriana Petroecuador de ser la real reponsable, alegan "evidencia científica" que prueba que no existen riesgos para la salud, acusan a la parte demandante de falsificar documentos y sobornar peritos y jueces, y subrayan todo bajo el mote de "fraude".

En diálogo con Perfil.com, el reconocido abogado ambientalista Enrique Viale (miembro fundador de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas), se mostró indignado ante la solicitada: "En vez de gastar el dinero en publicidades costosas podrían invertir en recuperar el medio ambiente en Ecuador".

"Al hacer esos contraargumentos, Chevron busca desligar la atención de la cuestión de fondo, que son las comunidades afectadas. Yo estuve en Ecuador. Tocás el suelo y el crudo está ahí. Hay 500 mil hectáreas contaminadas. Lo que hizo se podría llamar como 'delito de lesa humanidad'. Hay tres pueblos indígenas afectados en su totalidad. A mí me preocupa si dentro de unos años vamos a estar como Ecuador. El Gobierno hizo todo mal, eligieron el peor método de extracción con la peor empresa. Apostaron por el peor", apuntó.

Respecto del fracking o fractura hidráulica usada como método de extracción de los combustibles no convencionales (shale gas y shale oil) opinó: "La explotación de no convencionales está prohibida en casi todo el mundo. En Francia, en Bulgaria, en varios estados de Canadá, en estados de Estados Unidos como Nueva York, en varios municipios de nuestro país".

Viale hace referencia entre otros casos, al de Delphine Batho, reciente exministra francesa de Ecología, Desarrollo Sustentable y Energía, quien rechazó durante su mandato la aprobación nacional de la técnica de fracking. "Nadie puede demostrar que no hace daño", había asegurado la funcionario antes de ser despedida por el presidente François Hollande.

"Argentina eligió a una empresa prófuga como su socio. Chevron busca sacar la mayor cantidad de renta en el menor tiempo posible. Por otra parte, no entiendo cómo no se generó aún un grave conflicto diplomático. Correa ya habló. La candillería ecuatoriana condenó a Chevron. Hay una sentencia de la Justicia. ¿Dónde está la Patria Grande? Hay que dar la discusión de fondo, sobre la sociedad de consumo, sobre hidrocarburos, sobre la matriz energética". añadió el ambientalista. "El modelo extractivista-financiero es un sistema que explota y lastima a los pueblos".

A la par, desde las organizaciones ambientalistas "Observatorio Petrolero Sur" y "ComAmbiental", criticaron el avance de Chevron por sobre YPF. "En los últimos meses, el gobierno de Argentina impulsó un acuerdo con la petrolera, y mediante la Procuradora General de la Nación logró que no se aplique el embargo. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, expresó que la acción de Chevron 'es una muestra más de los ataques colonialistas de las trasnacionales'".

Desde las ONG se acusa a Gils Carbó de reproducir en su dictamen los propios argumentos de la petrolera multinacional. "Por supuesto, lo reproducido no es más que la versión de la propia Chevron, que incluso quiere demandar a los afectados por presunta estafa", señalaron. "Me pregunto qué entiende Gils Carbó por democratizar el acceso a la justicia, si mientras se penalizan las protestas sociales de los Pueblos Originarios se absuelve a corporaciones que violan nuestros derechos", expresó Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nóbel de la Paz.

En el informe presentado por la Cancillería de Ecuador se señaló: "Ante la evidencia del daño, el pueblo amazónico se organizó. Con la representación del Frente de Defensa de la Amazonía, 30.000 ecuatorianos y ecuatorianas amazónicos presentaron una demanda contra la empresa petrolera, en el año 2003. La valentía de los afectados conmovió al mundo, la dignidad venció al miedo".

"Chevron ha negado los efectos contaminantes causados por sus operaciones irresponsables, y se dedicó a desprestigiar al sistema judicial ecuatoriano para restar legitimidad a los procesos legales tramitadas en el país. (...). La petrolera retiró todos sus activos del país, para no ser afectada por la sentencia dictada en Sucumbíos. No obstante, se ha ordenado el embargo, y la sentencia es ejecutable en cualquier parte del mundo", expresa por último el comunicado ecuatoriano.