lunes, 8 de julio de 2013

Los testimonios para desvincular a un "aterrado" Mangeri del caso Rawson

Sus abogados pidieron anular la causa y un familiar dijo que el portero fue "apretado" y que "se quiso suicidar". Los próximos pasos.


La defensa de Jorge Mangeri, preso y acusado por el crimen de Ángeles Rawson, solicitó hoy formalmente el sobreseimiento del portero y su inmediata libertad, tras sostener que la causa es "nula" desde el momento de su detención pues el encargado no era un simple testigo sino un "imputado encubierto".
Mientras tanto, el juez Javier Ríos escuchó el testimonio de Cecilio Seattone, el primo de la esposa de Mangeri que era policía y al que el portero recurrió cuando la Justicia lo estaba buscando.
Seattone dijo que notó "aterrado" a Mangeri y el portero le dijo que hasta pensó en "suicidarse", pero vinculó estas circunstancias a un "apriete" que el encargado le refería.
También declaró el dueño de un taxi, en función del dudoso testimonio que había dado la semana pasada el conductor del vehículo diciendo que trasladó a Mangeri en la tarde de la desaparición de Ángeles hasta la CEAMSE de Colegiales y que el portero llevaba dos bolsas de basura, una de la cuales se movía.
Al respecto, la defensa ya solicitó que se investigue por falso testimonio a ese taxista y, tras revelar que su estudio jurídico recibe 30 llamados por día de personas que dicen tener información del caso, afirmó que temas de tanta repercusión como este hacen "aparecer a un montón de psicópatas para declarar cualquier cosa, buscando asumir un protagonismo que no tienen".
Además, para esta semana se esperan los resultados de al menos dos pericias ordenadas por el juez para determinar si hay nuevos rastros genéticos que corroboren la presunta autoría material del homicidio que el juez atribuyó a Mangeri.
Sobreseimiento para Mangeri. Hoy los abogados de Mangeri atacaron gran parte de la investigación, bajo la teoría jurídica del "fruto del árbol envenenado", que señala que una vez que algo se hizo mal en la causa todo lo que sucedió posteriormente debe caer.
Puntualmente, los abogados Miguel Ángel Pierri y Marcelo Biondi exigieron al juez Javier Ríos que anule gran parte de la causa por entender que el portero se convirtió en sospechoso 48 horas después del crimen -mientras que, por cuerda paralela- el miércoles próximo se presentará la apelación al procesamiento contra Mangeri.
Se trata de una estrategia combinada para cuestionar las pruebas contra el portero que está acusado de haber asesinado a Ángeles el 10 de junio pasado, cuando volvía a su casa después de una clase de gimnasia.
En el escrito que presentó Biondi sobre la hora del cierre judicial, la defensa sostuvo que las sospechas contra el portero comenzaron el 12 de junio, dos días después del crimen.
Según el escrito, ese día hubo un mail recomendándole a la fiscal María Paula Asaro investigar al portero y señalando la existencia de sogas y bolsas en el sótano del edificio de Ravignani 2360 donde -se cree- pudo haber ocurrido el hecho.
La defensa señaló que habría habido indicios de testigos que declararon en la causa en los primeros días de la investigación, mientras el portero no aparecía ante las citaciones.
Ese escenario posicionaba a Mangeri como un sospechoso y por ello "nunca debería haber declarado como testigo", dijo Biondi. Igual, añadió, "lo llamaron como testigo en la noche del viernes y lo interrogaron y las preguntas que se le hicieron en la testimonial son propias de una indagatoria; por eso se pidió la nulidad de distintos actos procesales y su sobreseimiento".
En rigor, la defensa solicitó la nulidad de la declaración en la que, supuestamente, Mangeri reconoce la autoría del hecho; el pedido fiscal de detención y la citación a indagatoria como imputado, así como la orden de arresto y el llamado a declaración que dispuso el primer juez del caso, Roberto Ponce, informó DyN.