martes, 9 de julio de 2013

La izquierda vuelve con el "inexistente" Proyecto X ante los "escalofríos" de CFK

"Lo que falta que diga que es un invento que Julio López está desaparecido”, señaló Myriam Bregman, candidata del PTS. El avance de la causa.

La candidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda y abogada del PTS, Myriam Bregman, cuestionó fuertemente a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien en el acto por el 9 de Julio en Tucumán dijo que “es inexistente” el Proyecto X, como se le llamó al programa de espionaje por parte de gendarmes a líderes sociales, por el que incluso hay una causa abierta que “está avanzando muchísimo”.
“Lo único que falta es que la Presidenta diga que también es un invento y un 'escandalete' que Jorge Julio López esté desaparecido desde el año 2006", ironizó Bregman en un acto del Frente de Izquierda realizado esta tarde en La Plata.
"Cristina miente escandalosamente con respecto al Proyecto X, afirmando que es un invento, pasando por encima de una investigación judicial iniciada a partir de nuestra denuncia donde se demostró que Gendarmería Nacional espía e infiltra ilegalmente a las organizaciones populares para armarles causas penales a los luchadores sociales, como a los miembros de la comisión interna de Kraft", cargó la abogada.
En diálogo con Perfil.com, la dirigente del PTS contó que cuando se enteró lo que había dicho la mandataria en el acto en Tucumán “no lo podía creer”. “Me causó muchísimo asombro, porque hay además una causa que está avanzando muchísimo; en la que no sólo ya se consiguieron los manuales que daban instrucciones para el Proyecto X, donde se señala cuáles sectores sociales, gremiales y políticos había que ‘monitorear’, sino que también se consiguió el propio manual de funcionamiento del proyecto”.
Bregman contó que la mayoría de esas instrucciones adjuntadas en la causa “son de 2009, año cuando aún estaba Héctor Schenone como jefe de Gendarmería”. Y señaló que esas indicaciones destacan “la importancia de perseguir y vigilar a todos esos sectores porque se venía en el mundo una crisis económica, y por lo tanto había que evitar así futuras situaciones de alteración del orden público”.
La líder del PTS remarca que la frase “alteración del orden público” está en los manuales incluso con las siglas AOP, “es decir, con un lenguaje claramente de inteligencia militar, palabras que suenan a la dictadura militar, para perseguir y ubicar a un enemigo interno”.
No a Milani. Bregman también cuestionó la reciente designación como jefe del Ejército a César Milani, a quien se supo se le destinarán nada menos que unos $ 333 millones sólo para “espionaje estratégico”.
“Salimos a repudiar a Milani porque nos parece que es un reforzamiento de esta línea de espionaje al enemigo interno a perseguir y a criminalizar, por eso se explica que en el país hayan más a 5 mil causas con origen en las protestas sociales”, denunció. Y agregó: “Viene a reforzar esta línea kirchnerista de perseguir a todo el que se organiza y lucha”.
Por último la candidata aseguró que "todo lo del Proyecto X consta en el expediente del juzgado del juez Sebastián Casanello, quien ante las escandalosas revelaciones que demostraron cómo Gendarmería se infiltra y espía las organizaciones populares ordenó nuevas medidas de prueba que incriminan en forma directa a la plana mayor de Gendarmería y a las autoridades del Ministerio de Seguridad”.

Antes, la causa estuvo en manos del juez Norberto Oyarbide, quien según Bregman "se demoró en hacer las pericias y encima las hizo mal", lo que resulta "un claro posicionamiento político".
“Este es uno de los gobiernos que más gasta del presupuesto nacional para tareas de inteligencia. Es necesario disolver todos los aparatos de inteligencia que se utilizan para espiar e infiltrar a las organizaciones populares", concluyó Bregman.