viernes, 12 de julio de 2013

El Gobierno pone al Ejército a fabricar trenes: prometen 50 vagones mensuales

El Gobierno pone al Ejército a fabricar trenes: prometen 50 vagones mensuales.

En el marco del nuevo rol que el Gobierno busca para las Fuerzas Armadas, la dirección de Fabricaciones Militares ya trabaja en los proyectos de recuperación de vías férreas y producción de vagones de transporte ferroviario de cargas, que el ministro de Defensa, Agustín Rossi, quiere poner en práctica “cuanto antes”. Para el funcionario, el organismo ahora a su cargo tiene capacidad para producir entre 30 y 50 vagones mensuales, lo que lo podría convertir en uno de los proveedores estrella del Belgrano Cargas. Con el desafío de concretar finalmente el rescate varias veces anunciado de esa línea, Rossi ya diagramó con su par de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, un esquema de trabajo.

“Queremos empezar a hacer cuanto antes. Comenzaríamos a trabajar en las vías, desde Rosario hacia el norte. Rosario es el punto nodal”, explicó Rossi a El Cronista un día después de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner oficializara el traslado de Fabricaciones Militares desde el Ministerio de Planificación hacia la cartera que él conduce.

Está previsto que el proyecto, todavía incipiente, comience con la recuperación de vías y siga con la fabricación, a demanda de la empresa, de los vagones; de los que Fabricaciones Militares ya tiene un prototipo. En él trabajó la División Ingeniería del Ejército, que por estos días analiza el desarrollo del programa en conjunto con una comisión del Ministerio del Interior y Transporte.

“Fabricaciones Militares tiene una capacidad de producción mensual que puede ir entre los 30 y 50 vagones mensuales y podemos ser uno de los tantos proveedores que puede tener el Belgrano Cargas”, enfatizó Rossi, que destacó que el Gobierno busca, con la iniciativa, “recuperar una capacidad que el Ejército tuvo 40 o 50 años atrás” porque “muchas de las vías que hoy están deben haber sido construidas” por esa fuerza.

Además, la Presidenta también mencionó “la vigilancia de las fronteras” entre las nuevas tareas del Ejército, para lo que Rossi se pondrá en colaboración con la cartera de Seguridad, a cargo de Arturo Puricelli. “Hoy tenemos un sistema de radarización a cargo de las Fuerzas Armadas que, cuando identifica un transporte aéreo irregular en la frontera, pasa la información a las Fuerzas de Seguridad. Eso que hacemos en el aire, podemos hacerlo en la tierra. Tener un sistema de patrullaje en manos del Ejército que sea disuasivo y respetando las leyes de seguridad interior”, explicó el santafesino.

La iniciativa oficial incluye también al Invap, que tendrá su parte de trabajo industrial, al encargarse de la producción y refacción de radares. A la luz del escándalo por espionaje internacional que envuelve al gobierno de los Estados Unidos, Rossi consideró que “tiene mucho más valor” el desarrollo del país en materia de radares, ya que la fabricación nacional de esos dispositivos permite “autonomía e independencia” en cuestiones de defensa.