miércoles, 31 de julio de 2013

Chevron lanza una campaña con su versión del juicio en Ecuador

Según el spot de la petrolera asociada con YPF para explotar Vaca Muerta, los demandantes que fabricaron la evidencia están desmintiendo su propio testimonio. Tras lo que se conoce como "el Chernobyl de la Amazonia", la empresa fue condenada en Ecuador a pagar 19 mil millones de dólares.

"Los hechos no existen. Los hechos son creados". Según Chevron, es lo que dijo Steven Donziger, el principal abogado de los demandantes contra la empresa estadounidense el caso de contaminación del Lago Agrio, en Ecuador.

En una campaña publicitaria programada para difundirse desde hoy en los distintos medios de la Argentina, incluido Clarin.com, la petrolera asociada con YPF en el yacimiento neuquino de Vaca Muerta produjo una serie de videos para argumentar que el fallo adverso por el que un juez ecuatoriano la condenó a pagar una multa de 19 mil millones de dólares es producto de una fabricación. La campaña sigue a la difusión que tuvo el caso en el programa Periodismo Para Todos, de Jorge Lanata.

Según uno de los spots, "los allegados al círculo íntimo de los demandantes ahora se han vuelto en contra de ellos". El video atribuye a Douglas Beltman, un vicepresidente de la consultora Stratus, "que redactó gran parte del informe independiente ecuatoriano", declaraciones de abril de 2013 que contradirían al citado informe: "Stratus no tiene conocimiento de prueba científica alguna de que las personas que residen en la antigua área de concesión están bebiendo agua contaminada con petróleo (...) En ningún momento mientras trabajaba en el Proyecto Ecuador vi dato alguno que respaldara una determinación de que existía una contaminación de las aguas subterráneas (...) Repudio todas y cada una de las observaciones y conclusiones de todos mis informes y testimonios en el Proyecto Ecuador (...) Lamento profundamente haber permitido que mi empresa y yo fuéramos usados en el juicio de Lago Agrio". El video no se mete en por qué Beltman se habría dejado usar en la redacción de su informe inicial.

Después de un proceso judicial de 10 años, un juez falló que Chevron tendrá que pagar 19.000 millones de dólares de multa en Ecuador por daño ambiental. La demanda se había iniciado en 2003 en la ciudad de Lago Agrio y comprendía una explotación en 1.500.000 hectáreas de selva pura donde Texaco (comprada por Chevron) desechó millones de galones de agua con elementos químicos tóxicos y cancerígenos, afectando a más de treinta mil personas. Esa zona fue bautizada desde entonces como "el Chernobyl de la Amazonia".

En su campaña de descargo, Chevron sostiene que el caso fue "tan descomunal que hasta los mismos colaboradores se arrepintieron y lo denunciaron", que los propios abogados demandantes "temen ir presos" y qu Chevron no causó la contaminación por la que fue condenada.